“Alito” propone llamar a cuentas a quienes buscan acabar con el PRI

La Retaguardia

Adriana Moreno Cordero

 

  • A Sheinbaum se le complican los nombramientos en Sedena y Marina

 

Luego de la realización de la 24 Asamblea Nacional del PRI, su dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, anunció que propondrá crear comisiones para llamar a cuentas, tanto en el propio Revolucionario Institucional como en el Congreso de la Unión, a aquellos que le siguen el juego a Morena, por eso, en el PRI no pararán hasta la expulsión de esos personajes que se han dedicado a tocar las puertas de Morena y el oficialismo para -como se ha consignado en este espacio en anterior entrega- llamar la atención y ver que jugosos beneficios consiguen obtener, de ahí, que desde Palacio Nacional, específicamente el flamante vocero Jesús Ramírez Cuevas, puso a prueba sus habilidades para armar una campaña en contra del PRI.

Ello, porque luego del triunfo del oficialismo en las urnas el pasado 2 de junio, por cierto, violando cotidiana y consistentemente la ley electoral, conservan el poder y los instrumentos para armar campañas en contra de quien no esté de acuerdo con ellos y para eso, han cooptado a esos, muchos de ellos, supuestos militantes del PRI que añoran el tiempo del llamado partidazo; que desde de la comodidad de su celular hacen política; que abandonaron al PRI y quieren ser “vacas sagradas” y con sus actos de corrupción, le dieron al tricolor esa narrativa de un partido corrupto.

Estamos pues, ante la presencia de una campaña instrumentada desde -como ya se anotó- el oficialismo más recalcitrante y que va a continuar ahora con eso de la construcción del segundo piso de esta errada y llamada Cuarta Transformación.

Y entre las herramientas que utilizan están los desplegados como el que recientemente ha publicado el grupo que ya se conoce como los “aparecidos”, entre los que están ex gobernadores como Manlio Fabio Beltrones, Pedro Joaquín Coldwell, Dulce María Sauri y en fin, varios más, pero hay que subrayar que el 85 por ciento de quienes firmaron dicho desplegado, nunca se afiliaron al partido tricolor.

Un ilustrativo ejemplo es el de Aurelio Nuño, ex jefe de la Oficina de la Presidencia en tiempos de la presidencia de Enrique Peña Nieto, y ex secretario de Educación Pública, que ahora se siente con autoridad moral de criticar -ojo- a un partido al que nunca, sí, nunca, se ha afiliado.

Nuño señaló: “Deberíamos estar refundando el PRI, imaginando un gran proyecto de país que nos emocionara e ilusionara. En lugar de eso, estamos marchando hacia la locura”. ¿Deberíamos?, si el ex titular de la SEP al que una niña de primaria le corrigió como se debe decir la palabra leer y no “ler”, en cuanto terminó la gestión de Peña Nieto, tarde se le hizo para irse a Estados Unidos para -según él- estudiar.

Al igual que Pedro Joaquín Coldwell, Aurelio Nuño nunca se ha parado por la sede del PRI. No resultaría extraño que el ex peñista también esté buscando y haya encontrado el cobijo de esta errada y llamada cuarta transformación.

Hay “focos rojos” encendidos que reportan lo delicado de la situación que vive México. Alejandro Moreno lo destacó al señalar que: “esperemos que para el 2030 (Morena, sus rémoras y el oficialismo) no se hayan acabado este país, porque si logran la mayoría calificada en el Congreso, van a ser los más autoritarios”.

Si se aprueba la reforma al Poder Judicial o cualquier otra reforma-ocurrencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, “se acaba la democracia”, sostuvo Moreno Cárdenas quien también anunció un muy grave y peligroso panorama, cuando en la medida que esta errada y llamada Cuarta Transformación se vuelva más y más autoritaria, les quitarán a las radiodifusoras y a las televisoras las concesiones.

Municiones

*** El jueves parece ser el día de suerte de la virtual presidenta electa, Claudia Sheinbaum porque es cuando ha anunciado a quienes integrarán su gabinete y será precisamente este próximo jueves cuando dé a conocer a quienes serán los secretarios del Trabajo y Previsión Social; al de Turismo; al de Cultura y revivirá la futura de quien será la o el jefe del gabinete, el coordinador. Sheinbaum seguirá con la dinámica de que algunas posiciones se queden como están, es decir, no habría relevos; a incorporar a más mujeres y precisamente por esto último, se le ha complicado muchísimo a la futura Presidenta la negociación de quienes serán los próximos secretarios de la Defensa Nacional, (Sedena) y de Marina, nombramientos que pospuso hasta septiembre. Y es que según se sabe, de por sí causó cierto escozor en las filas castrenses que por primera vez en México vaya a haber una mujer en la Presidencia de la República, lo que no podrían soportar en las filas del Ejército, es que la próxima mandataria del país nombrara al frente de la Sedena a una mujer; a una generala, que las hay, que cumpla los requisitos para acceder a tan importante cargo. Ahí sí tendría un grave problema Sheinbaum Pardo que quién sabe en qué pudiera parar. Además, las negociaciones en Palacio Nacional también han sido complicadas con todo y que Claudia Sheinbaum es la consentida de López Obrador, ya que el tabasqueño se siente con el derecho de hacer cuanto nombramiento se le ocurra, con eso de la continuidad. Sin dejar el tema del gabinete, ¿será que Miguel Torruco vaya a continuar al frente de la Sectur, o Alejandra Fraustro en Cultura?, porque en el caso del secretario del Trabajo, de plano es un soberano desconocido, Marath Baruch Bolaños López, que era el subsecretario de Empleo y Productividad Laboral de dicha dependencia.  El pueblo “bueno y sabio” se acuerda más de Luisa María Alcalde como titular de la Secretaría del Trabajo.

[email protected]